La Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras (SBIF), aseguró que continúa revisando la información entregada por el Banco de Chile, así como el funcionamiento de sus actividades, tras el incidente de la semana pasada.

Esto a cinco días de ocurrido el evento que afectó a la entidad bancaria y que luego de reiteradas negativas, asumieron, se trataría del ataque de un virus informático.

A través de un comunicado, la SBIF indicó que buscan entender el alcance del suceso, los riesgos de que se vuelva a repetir y las acciones correctivas que se deben realizar a nivel de industria.

Para el experto digital y CEO de la Agencia de Marketing Digital, Rodrigo Valenzuela, pese a las palabras de calma de los bancos en situaciones como esta, la ciudadanía debe esperar a que exista certeza de que no hay un problema, para realizar transacciones.

La SBIF, además, señaló que desde marzo de 2015 a mayo de 2018, los bancos han reportado un total de 237 incidentes operacionales que pueden afectar la continuidad del negocio, la seguridad de la información o la imagen institucional.

Ellos, ocasionados por problemas como infraestructura tecnológica, física, desastres naturales, procesos, seguridad de la información y ausencia de personal.

En tanto, desde el Banco Central aseguraron que lo ocurrido no afectó la estabilidad financiera ni el normal funcionamiento del sistema de pagos. Desde el Ministerio de Hacienda también admitieron haber estado supervisando desde cerca.

Según fuentes de Radio Bío Bío, el trabajo que se realizó fue para restaurar la estructura de discos para posteriormente eliminar el malware.

Ello, considera una función llamada “MBR KILL”, que impide iniciar el disco, lo que detallan expertos sería una solución “elegante”, pero que requirió de muchas horas de trabajo, las que se mantienen hasta ahora.



El 49% de las empresas que respondieron una reciente encuesta en el país, asegura su incorporación al E-commerce dentro de los próximos años, mientras que el 47% apunta al Big Data y el 39% a ciberseguridad.

El gran contexto de estas respuestas es que gracias a los avances de la tecnología y al desarrollo del marketing digital, las Pymes hoy se encuentran en una posición inmejorable: ambas variables favorecen a acortar las brechas y proporcionan nuevas oportunidades de negocios.

El E-Commerce, por ejemplo, juega un papel fundamental, siendo el centro neurálgico de muchos emprendedores que hoy ven con buenos ojos el próspero porvenir para quienes han explorado este mercado.

El negocio por internet trae consigo un sin fin de beneficios, entre los que destacan la reducción de los costos; lealtad con los clientes; mayor alcance de la audiencia; seguridad para el vendedor y el comprador; y reducción de los tiempos de logística.

Es importante mencionar también que los cambios de hábitos de los consumidores, debido a los avances tecnológicos, han familiarizado las plataformas con el usuario promedio.

No obstante, la implementación del E-commerce es un gran desafío, ya que requiere de elementos técnicos y estratégicos.

Entre los técnicos, destacan la elección correcta de un servidor y un espacio virtual necesario para la carga de mucho contenido, mientras que en los estratégicos, se debe tener un nombre atractivo del dominio; conseguir que el usuario pueda hacer una compra en menos de tres clicks; agregar chat en vivo; y también botones que llamen a la compra.

Las pymes cuentan con una oportunidad única de potenciar sus negocios, pero es importante destacar que la creación de un E-commerce es el 50% del trabajo, pues una vez armada la tienda virtual, corresponde preocuparse de la difusión. Y aquí es donde está uno de los grandes desafíos para todos los emprendimientos.

Podría pensarse que Chile, en comparación al resto del mundo, no ha conseguido buenos resultados debido al tamaño del mercado nacional, pero la realidad señala lo contrario, ya que las ventas en este tipo de eventos han ido en aumento año tras año.

Incluso se espera que para 2018 que se llegue a US5 mil millones en ventas online, lo que evidencia que la penetración que ha tenido este tipo de comercio en nuestro país es comparable a potencias a nivel latinoamericano como Argentina o Brasil.

Mientras que toda estrategia de marketing digital es única y dependen de las características de cada empresa, las acciones que ocupen los expertos en mercadeo tienen la ventaja de la segmentación, ya que se tiene la capacidad de apuntar exactamente a quienes realmente tienen la intención de comprar los productos o contratar ciertos servicios.

Además, el paradigma donde la compañía busca al cliente hoy está en una mixtura sumamente relevante, ya que también se encuentra en este universo digital que los prospectos buscan a las empresas que satisfacen sus necesidades. Esto hace una diferencia sustancial para la consolidación de cualquier negocio.

El marketing digital tiene como meta única conseguir beneficios a corto y a largo plazo, utilizando las herramientas disponibles en el mercado. El bajo costo de la inversión y el retorno que se puede aspirar hacen de esta materia algo imprescindible para cualquier empresario.





El Senado aprobó una reforma que elevó a rango constitucional el derecho de las personas a que sus datos estén protegidos. Consejo para la transparencia entregó recomendaciones.

Cuando se pone un “Me Gusta” en una publicación en alguna red social o se manda un WhatsApp a través de un teléfono móvil, seguro que lo último que se le pasa por la cabeza es que en el ciberespacio hay un ente que ve cada uno de nuestros movimientos.

Y lo que es peor, resulta escalofriante que un tercero registre cada detalle de nuestra vida. Qué comemos, qué actividad física realizamos, qué intereses tenemos, cómo es nuestra salud, dónde vamos y cuál podría ser nuestro voto en las próximas elecciones.

Aún está reciente el escándalo de Cambridge Analytics, que a través de la información recopilada en Facebook construyó perfiles de usuarios para enviar mensajes políticos a los electores de Estados Unidos, en los comicios pasados. La empresa fue contratada por el equipo de Donald Trump.

El director del Consejo para la Transparencia, Marcelo Drago, señaló a La Cuarta que las personas deben tener claro que el único control que tienen de su información es la que filtran y no publican en internet o redes sociales.

En Chile, la Ley de Protección de Datos data de 1999 y no existe hasta ahora un órgano garante que advierta y fiscalice el uso correcto y resguardo de nuestra información.

Por eso, hoy es posible que datos privados sean tranzados y tratados como un gran negocio. “Creemos que la nueva norma debe basarse en experiencias internacionales, pero también ser una ley 2.0, velando por la protección de los datos personales e instaurando un marco regulatorio mucho más potente”, finalizó.

¿Cómo vamos?

La semana pasada el Senado aprobó una reforma que elevó a rango constitucional el derecho de todas las personas a que sus datos se encuentren protegidos.

Pero, además, es necesaria la modificación a la norma. Actualmente, se encuentra en tramitación en la Comisión de Constitución, Legislación y Reglamento del Senado un proyecto de ley que regula esta materia.

La diputada Ximena Ossandón, que pertenece a la comisión de Transporte y Telecomunicaciones que discute la ley de protección de datos personales, señaló que “un punto inicial es asumir que todos los datos que compartimos a través de nuestras redes sociales son posibles de ser almacenados por un tercero ajeno”.

Esta iniciativa legislativa busca establecer un marco normativo para que organismos y empresas realicen tratamiento de datos, reconociendo que su uso ha generado un verdadero mercado asociado.